La influencer Audrey Satan de la mano de Grey Clay studio

Os presentamos a la influencer Cristina Valbuena, conocida en instagram por su pseudónimo Audrey Satan.


La semana pasada, Cristina viajó a Menorca y estrenó este maravilloso outfit de Grey Clay studio. El look se compone de un especial mono de tafetán confeccionado a medida para ella; y de las sandalias Iron Black, elegantes y versátiles para acompañarte a tu destino elegido este verano.



Si hasta ahora no conocías a Cristina, te la presentamos a continuación a través de las preguntas que le han planteado sus propias seguidoras de redes. Ya veréis que hay un poco de todo, desde aspectos más profesionales a otros más personales y datos curiosos.


¡Vamos allá!


GCs: Hola Cristina, sabemos que eres profe, ¿Podrías decirnos cuál es tu especialidad?

AS: Soy maestra de la escuela pública y mi especialidad es Pedagogía Terapéutica. Trabajo con alumnado con necesidades educativas especiales.


GCs: Además llevas un super cuentón de Instagram, ¿Cómo surgió, como comenzaste?

AS: Pues como todo el mundo, en plan “a ver esta nueva red social...”. Colgando fotos personales de viajes, comida y el día a día. Sin ninguna intención de crecer o acabar dedicando parte de mi trabajo a ello.


GCs: ¿Cómo haces para organizar tu feed? ¿Usas filtros o apps de edición?

AS: Reconozco que tengo cierta tarita con la organización del feed. Voy bastante al día y no tengo fotos programadas desde mucho antes pero es verdad que me gusta que haya una armonía cromática y de formas. Uso una app para previsualizar si la foto “queda bien” según mi criterio y para editar solo uso VSCO.


GCs: Si volvieras atrás, ¿Estudiarías o trabajarías en lo mismo?

AS: La verdad es que yo no estudié lo que quise, si no lo que tocó. Mi primera opción era periodismo y luego psicología, pero cuando eres la mayor de tres hermanos y en casa no hay presupuesto para ir fuera, pues eliges entre las opciones que hay en tu ciudad. Y es una pena porque era muy buena estudiante, con becas y todo eso, pero bueno al final he acabado de una manera u otra haciendo lo que más me gusta, escribir y comunicar.


GCs: ¿Consigues desconectar en casa del trabajo? Sabemos que a veces cuesta.

AS: En cuanto salgo de las puertas del cole me olvido de todo, salvo alguna situación más grave o incómoda de lo normal, pero tengo mucha capacidad de desconexión. La parte menos buena es que cuando llego a casa 9 horas más tarde, empiezo con el resto de curros, así que no ajaja, no puedo desconectar en ese sentido. Eso sí, intento darme al menos una tarde a la semana y un día del finde libre (aunque a veces me salto mi propia norma), pero descansar y estar con tus amigxs o familia es lo primero.


GCs: Háblanos sobre cómo viviste el proceso de opositar.

AS: Pues fue una auténtica pesadilla, jajaj, ¿para qué os voy a mentir? Tenía 21 años, acababa de terminar la carrera y no me atrevía a dedicar un año de mi tiempo a algo que podía fracasar, así que decidí trabajar a media jornada a la a vez en una tienda de ropa. Y os podéis imaginar... lo di todo porque soy muy cabezona y llegó un punto en el que me dije, a por ello. Pero la verdad que opositar me parece durísimo, siempre pienso que si no llego a sacar la plaza en aquella primera ocasión, quizás la vida me hubiese llevado por otros caminos. Es un proceso demasiado duro para someterse a él cada dos años. Toda mi admiración para quienes se enfrentan a ello.


GCs: ¿Te gusta tu vida profesional?

AS: Lo cierto es que no me sale darle importancia a mi vida profesional. Estoy agradecida de la seguridad y estabilidad que me da mi trabajo, pero no soy una persona ambiciosa en ese sentido. Yo trabajo para tener dinero que me permita hacer lo que me gusta: irme a comer con mis amigas, hacerle un regalo bonito a mi madre, comprar un queso y un vino para cenar con mi chico un miércoles, viajar... Para mí la vida es eso. El trabajo es un medio para llegara a ello y oye, cuanto más te guste, pues mejor, pero al final es curro.


GCs: ¿Qué cambiarías en la educación pública?

AS: Ufff, madre mía ¿por dónde empiezo? Hay muchísima tela que cortar en este tema pero por resumir me voy a ir a lo básico. Necesitamos un pacto de estado que permita una estabilidad en el marco legal y que no nos cambian las siglas y 4 tonterías en las leyes de educación cada vez que cambia el gobierno. Hay cosas que no deberían depender de la tendencia política de ningún partido. Por otro lado se necesitan recursos. Para los coles, para la formación constante del profesorado... me da la impresión de que por muy buenas intenciones individuales que haya dentro del profesorado, al final siempre vamos a la retaguardia, cuando la escuela debería ser vanguardia.


GCs: Cuando das clase, ¿lo haces con perspectiva de género?

AS: Lo hago todo con perspectiva de género, ya sabéis que esto es un camino de no retorno, cuando entras ya no sales. Y aunque estoy en aprendizaje constante y muy bien rodeada de amigas que me hacen cuestionarme cada día, me doy cuenta de todos los pequeños y grandes cambios que he hecho en la manera de educar en el cole y... son muchos. Siempre estoy alerta con este tema.


GCs: Además, eres cofundadora de la revista Girly Magazine. ¿Cómo y por qué acabasteis creándola?

AS: Cris (@sandwichdefender) y yo, trabajábamos juntas en la cuenta gastro @olocomesolodejasmad. Nos conocimos a raíz de eso y poco a poco (que somos norteñas y rancias) nos hicimos amigas y nos dimos cuenta de que teníamos mucho en común. La idea surgió hablando por wasap y le fuimos dando forma hasta que nació GGM.


GCs: Como colaboradora con marcas de moda...¿Qué condiciones éticas y estéticas deben cumplir las marcas para que aceptes colaborar con ellas?

AS: Este es un tema en el que también voy aprendiendo cada día. Al principio es como “wooow me regalan cosas”, quieres decir que sí a todo. Pero poco a poco te das cuenta de que no son regalos, sino intercambios y de que lo ofreces a cambio es contenido que habla de ti, de quién eres tú. Por eso yo quiero ofrecer contenido de calidad y sobre todo real. Cuando una marca me ofrece trabajar juntas lo primero que pienso es “¿Es algo que yo consumiría o me compraría/ o ya consumo o me compro?” Para mí este aspecto es vital, es mi credibilidad lo que está en juego y eso vale más que todos los zapatos bonitos del mundo, por ponerte un ejemplo. Así que de forma natural y con un discurso sincero, poco a poco las marcas que confluyen conmigo en principios han ido acercándose a mí. Me flipa colaborar con marcas pequeñas, cercanas, con gente bonita detrás. Y también con las grandes que para mí han significado algo en mi vida como por ejemplo Benetton que me escribió hace poco y al firmar el contrato me acordé de cuando era pequeña y me quedaba mirando el escaparate de la tienda de León en plan “lo quiero todo”, me fascinaban todos aquellos colorines, pero no me compraban nada ajaja. Así que que ahora esa marca se fije en mí para trabajar con ellos pues mola, la verdad.



Me flipa colaborar con marcas pequeñas, cercanas, con gente bonita detrás. Y también con las grandes que para mí han significado algo en mi vida.”



GCs: ¿Qué súper poder te ha sido concedido para llegar a tanto y hacerlo todo tan bien y bonito?

AS: Soy una persona muy organizada, estructuro en mi mente cada minuto del día para exprimir el tiempo al máximo. Pero tengo que reconocer que este último año he tenido momentos de agobio y de pensar que no llego. Suerte que cuando descanso reseteo muy rápido y me cargo de energía para seguir.

GCs: Si nos hacemos las curiosas, y te preguntamos sobre tu vida personal... Menciona alguna cosa de la vida que te parezca muy bonita.

AS: Me parece muy bonito sentirte querida y tener un círculo de amistad y familia que te haga saber que si te caes, te van a cuidar. Al final de eso se trata todo, para mí. Y bueno, también me parecen preciosos los ataques de risa con las amigas, de estos que estás a punto de hacerte pis encima y luego pides otra ronda.


GCs: ¿Con qué personaje del pasado te irías a tomar unas cañas?

AS: Ostras, soy malísima con este tipo de preguntas. Aunque últimamente estoy leyendo a Emilia Pardo Bazán y como era de buen comer y beber y muy jefaza pues mira, con ella, que seguro que me lo pasaría fetén.


GCs: ¿Por qué vives en Madrid?

AS: Cuando aprobé la oposición era muy joven y me flipaba el ambiente y la oferta cultural y de ocio de Madrid. Estuve 4 cursos rondando por pueblitos de Castilla y León que me ahogaban, no gestioné bien esa época. Así que en cuanto pude concursé para Madrid y aquí me quedé. El primer año fue duro pero después me atrapó. Me flipa Madrid, a pesar de sus votantes.


GCs: ¿Cuál es tu signo del zodiaco?

AS: Soy muy mucho escorpio.



GCs: ¿Crees en el amor romántico?

AS: Creo en el amor y creo en el romance. Creo que estar enamorada te hace ir 3 metros por encima del suelo. Pero también creo que la mayoría de aprendizajes sobre el amor que tenemos las mujeres son nocivos. El mito del amor romántico nos ha hecho creer que este todo lo puede, aunque te haga sufrir, que hay que aguantarlo (casi) todo, que no estamos completas sin una pareja. Y tirar abajo todas estas ideas para quererse a una misma y buscar parejas afectivas y relaciones sanas... digamos que es un camino largo y costoso. Para mí ahora mismo tener pareja significa ir traba